Al fin de cuentas uno decide con quien perder la poca cordura que le queda.